Mi Kilimanjaro


Yo coroné el Kili el 16 de agosto de 2003, en una ascensión muy parecida a la que muestra el vídeo, aunque yo ví amanecer antes de llegar a Stella Point.
Nunca olvidaré ni un solo minuto de aquellos días.



6 comentarios:

Marqués de Sade dijo...

Sin duda una gesta épica que envidio y dejo pendiente.
Pero la auténtica maravilla de ese viaje de ensueño, es realizarlo con una persona como tú.
El que haya llegado hasta ti, es el que ha coronado la cima más hermosa.

__m__ dijo...

Cuando muera quiero reencarnarme en tu mochila!

tita, no sabes cuanto te admiro!

Señora del Averno dijo...

Bueno, yo creo que no es nada del otro mundo, lo puede hacer cualquiera que tenga pasta para pagar los permisos de los parques (jojojojojojo) y el viaje.

La verdadera gesta es interior. Lo que de verdad es una hazaña es vencerse a sí mismo y, por supuesto, extasiarse con la contemplación del mundo que nos rodea.

Marqués de Sade dijo...

Como está el tema del oxígeno a esa altura, se nota?

Señora del Averno dijo...

Sí, sí se nota. Yo empecé a sentir los efectos bastante arriba ya, casi a 5300 m. Al principio te asustas un poco porque crees que te estás ahogando... hasta que te das cuenta de que sólo hay un 50% de oxígeno y lo único que tienes que hacer es ir despacito, muy despacito.

Yo, como soy pequeña y poco musculosa, necesito menos cantidad de O2 para funcionar, y aclimato en seguida. Pero la montaña es quien te elige, y lo que para mi fue una ascensión maravillosa y sin problemas, para otro puede ser un infierno e incluso la muerte.

SyLº dijo...

jejeje...que genial eso de la reencarnación que dijo _m_
yo quiero lo mismo, Yo quiero lo MISMO!!