Fumata blanca

Bueno; parece que Alstom le ha ganado la partida a Borouge, al menos de momento.  Creo que tengo que probar con los suizos a ver cómo es aquello, cómo trabajan, y qué cosas nuevas puedo aprender así como las que puedo aportar, ya que sigo con el gas a cuestas.  En Borouge habría aprendido de polipropileno... pero ya quedé saturada de ello con las láminas impermeabilizantes.

Este mes en Hawiyah ha sido agotador, embalando toda la documentación del proyecto a ratos libres (es decir, una media de dos horas extra diarias, más 4 horas los sábados) y la presión de buscar un nuevo proyecto en la medida que no me satisfacía quedarme en la parte del contractor una vez desmantelada nuestra oficina.  Pero ya terminó, ya tengo mis merecidos días de vacaciones para desconectar, relajarme, descansar y cargar las pilas para esta nueva aventura "expansiva".

Espero que a mi compañera del alma le vaya bien con los de Emiratos, y a las que se han quedado en Hawiyah no me las vuelvan locas estas últimas semanas.  Yo me voy tranquila, con los compromisos cumplidos y creo que con una gran labor por mi parte.

Estoy nerviosa por el nuevo reto, pero ilusionada.  Y con la confianza de que si no me va bien, sé que tengo una puerta abierta en Borouge; ya se encarga mi sueca de no cerrármela.

3 comentarios:

-pumpkin- dijo...

Enhorabuena y todo lo mejor para esta nueva aventura que ahora comienzas :D

Señora del Averno dijo...

Jeje, sabía que serías mi primer visitante.

Ahora que tengo tiempo, terminaré de poner las secciones y por supuesto, un link a tu blog no faltará.

Gracias guapo ;)

nyko dijo...

aqui el segundo visitante madrastra infernal :P

aunque casi todas estas entradas ya las habia leido,ansioso estoy de mas :D